La evolución de mito. El descubrimiento de la ciencia.

Ensayo de Raúl Cadena Cepeda.

Marzo 2,000


Bibliografía:


 

Este tema es de mucho interés para los estudiosos de la religión y de la filosofía, pues nos muestra el proceso del razonamiento, y pone al descubierto las raíces mas íntimas del pensamiento humano. 

Si repasamos el tema de la evolución del conocimiento, caeremos en cuenta, de que en la remota antigüedad, la explicación del los temas trascendentes estaban fincados en la tradición, en la religión y en los mitos. 

Los temas a los que hago mención, son aquellos que tratan sobre el ser humano, y sus relaciones entre sí. Su destino final y su permanencia dentro del Universo. También sobre el mundo físico y la existencia de la otra vida. Así como la predestinación y las fuerzas sobrenaturales. 

De lo que sabemos ahora, parece ser que desde el origen de la raza humana, hasta el tiempo de la Grecia clásica, la inmensa mayoría de las culturas recurrió al mito, como elemento primordial para la explicación de esas incógnitas. 

Sin embargo, en el lapso comprendido entre el siglo lV, A.C. y hasta el ll D.C., se dio en una reducida zona del mediterráneo, el nacimiento y desarrollo del pensamiento científico.

Este pensamiento explicaba la realidad de las cosas, bajo la luz de la razón y la experimentación.

Desde luego que la ciencia no se libró totalmente del influjo de la magia.

En este período, convivió la ciencia con la mitología, de manera mas o menos armoniosa. 

Es importante mencionar aquí, que los descubrimientos filosóficos y científicos de esa época, no tuvieron aplicación práctica. Sino que su objetivo era primordialmente el de satisfacer la sed del conocimiento.

Con el advenimiento del cristianismo como religión oficial del Imperio Romano, el pensamiento científico se extinguió casi por completo. Y vuelve a aparecer, solo hasta finales de la edad media. 

Pero para poder tocar este tema de una manera formal, debemos aclarar la semántica de las palabras Ciencia y Mito. Y desde luego, mencionar la relación que ambos conceptos guardan con el pensamiento filosófico.

Menciona Bertrand Russell, que la filosofía es un ámbito intermedio entre la religión y la ciencia.

Afirma esto, debido a que la filosofía es una disciplina que en la búsqueda de la verdad, recurre únicamente al aspecto racional del pensamiento humano.

Sin embargo, no emplea como la ciencia lo hace, la experimentación para la comprobación de las teorías expuestas

Aclarado lo anterior, pasaremos a analizar las diferencias entre el mito y la ciencia.  

 

El MITO:

El Mito es el compendio de los conocimientos basados en leyendas, cuentos, historias y religiones. Estos conocimientos provienen generalmente de fuentes que se pierden en el remoto pasado. De manera que la comprobación de los hechos, resulta imposible.

La mitología comprende los siguientes temas: 

Con respecto a las sagas, estas generalmente tienen algún elemento histórico en su origen. Pero el contexto de la historia en sí, esta mezclada con narración ficticia.                 ( Mío Cid, Qetzalcoatl, etc.) 

Los folktales, o cuentos tradicionales, fueron creados con el único interés de entretener a la audiencia ( Pocahontas, Gulliberg, Rip Van Winkle, etc). 

Las tradiciones se refieren principalmente a ritos y costumbres que conllevan generalmente algunos elementos morales. ( Peregrinaciones, posadas, desfiles, matachines, etc.)

 Por último, las supersticiones: son generalmente del orden metafísico y se refieren a las narraciones fantásticas. De los dioses, de los encantos, y la magia con los que es posible alterar las leyes naturales, y desde luego las brujerías, apariciones y curaciones milagrosas. 

( ver: El niño Fidencio. --- adoración de Reliquias. )

Es importante mencionar que los mitos pueden estar basados o no, en hechos reales. Solo que no existe la posibilidad de su comprobación.

En el caso de que se compruebe que un mito es verdadero, deja de serlo. Para transformarse en historia. 

Podemos citar que en la edad media, el hombre común creía que la tierra era plana, que era el centro del universo y que la naturaleza estaba regida por fuerzas espirituales que podían ser alteradas con sacrificios, oraciones o encantamientos.

Este era un pensamiento mítico, basado en tradiciones. Si mañana se comprueba que la tierra es plana y que bailando se puede hacer llover, estos conocimientos dejarán de ser míticos y se convertirán en hechos científicos. 

La Religión es un tema aparte, pues además de los múltiples elementos míticos que la conforman, encierra definiciones morales que sirven para regir la conducta humana.

Tiene como finalidad, la comunicación del hombre con Dios, y la aceptación de la voluntad divina. Y está constituida por tres elementos:

Una Iglesia, un credo y un código de conducta moral.

Relativo a la autoridad que avala los postulados de la religión, ésta es muy compleja. Pues se fundamenta en revelaciones, inspiraciones de santos y enseñanzas de escrituras antiguas. Basado todo ello, en la interpretación de una jerarquía eclesiástica.

Tal y como se menciona en el segundo término, los conocimientos de una religión, se denominan CREDO. Por ser un cúmulo de creencias que tienen su origen en acontecimientos incomprobables, y que llegan hasta nuestros oídos a través de narraciones de terceras personas. 

Es muy importante resaltar el hecho, de que los conocimientos adquiridos por vía del mito, tienen un valor psicológico muy importante para el ser humano.

Que la tradición y la Religión proporcionan una tranquilidad y seguridad ante la adversidad, que no se consiguen con los conocimientos científicos.

Que los postulados inmutables, que estas áreas del saber humano proponen, tienen un inmenso atractivo. Pues liberan al espíritu humano de la pesada carga de la evaluación ética, y de la correspondiente toma de decisiones, ante los cambiantes acontecimientos de la vida.

Que una vez que los acontecimientos están codificados y evaluados por una autoridad moral, no es necesario correr el riesgo de las interpretaciones personales de cada quien.  

Socialmente, el mito también tiene un valor muy importante.

Te contaré un Folktale ( leyenda ):

Desde tiempo inmemorial, en muchas de las islas del sur del Pacífico, existían pequeñas comunidades, en las que la autoridad del brujo de la tribu, era incuestionada y superior a la del jefe político o a la de los resto de los hombres de la misma. 

Cuando alguien cometía un crimen contra la tradición o las costumbres, el brujo decretaba la muerte civil del ofensor. Esto consistía en que todos y cada uno de los miembros de la comunidad lo ignoraban, le dejaban de hablar y lo consideraban muerto.

 Al poco tiempo este hombre se comenzaba a sentir mal, dejaba de tener sentido la vida para él y moría a las pocas semanas.

Lo anterior pone en manifiesto el inmenso poder que tiene el pensamiento mítico sobre el ser humano. Es tal la fuerza del mismo, que se trasmite inalterado de generación en generación y regula la estructuración social y la definición ética y moral de las comunidades. Desde luego, que para que esto se dé, debe existir también una organización encargada de promover y conservar el mito y los rituales que de él emanan.

En la narración anterior, los protagonistas vivían en islas que eran comunidades cerradas y sin posibilidad de emigración. Lo que hacía imposible la alteración de las ideas por comparación con otras culturas. Lo mismo sucede en muchas de nuestras comunidades, donde la tradición fija el rumbo y el destino de los individuos.

Recomiendo la lectura de dos grandes defensores del pensamiento mítico:

 


LA CIENCIA:

La finalidad de la ciencia, es por otra parte: La interpretación del universo por vía de la experimentación.  Y la comprensión de las leyes naturales, por el método racional.

La ciencia reconoce que sus verdades son tentativas. Aproximaciones basadas en la experimentación y que deben ser refinadas, modificadas o descartadas una vez que aparezca nueva información. 

El edificio de la ciencia se basa en el conocimiento adquirido vía experimentación, para pronosticar con la ayuda del razonamiento deductivo, el comportamiento pasado o futuro, de la naturaleza. 

 

Tiene la ciencia solo tres postulados inalterables: 

Primero: La naturaleza se rige por leyes que pueden ser comprendidas racionalmente por el ser humano. 

 

Segundo: Las leyes de la naturaleza no cambian de un lugar a otro, ni de un momento al siguiente.

Las consecuencias de una acción aquí, son las mismas que ocurren allá, bajo la misma acción y en condiciones semejantes.

Lo que ocurre hoy, será lo mismo que ocurrirá mañana, si las condiciones son similares. 

 

Tercero: Existe una sola verdad sobre un hecho o un fenómeno en particular, independientemente de las visiones o interpretaciones que se puedan tener sobre el mismo. 

Si alguno de los postulados anteriores se demuestra que es falso, todo el aparato de la ciencia se vendrá abajo.

 

Un aspecto muy importante sobre el postulado tercero, es que no puede haber una verdad revelada y una verdad científica que se contrapongan y puedan ser válidas simultáneamente. En caso de controversia, solo una, o quizá ninguna, será la verdadera. 

La ciencia por otra parte, no reconoce ninguna autoridad en sus juicios.  Una verdad no existe porque la halla afirmado Aristóteles o San Martín de Porres. La verdad existe independientemente de quien la promulgue o la observe. 

Si no hubiese ningún ser humano sobre la faz de la tierra, el planeta existiría aunque nadie lo pudiese observar, y la verdad también existiría, aunque no estuviese nadie ahí para considerarla.

Además, el concepto de dogma no se acepta. Pues ni Aristóteles, Sócrates o Einstein juntos, pueden obligarnos a creer en una teoría, que la experimentación nos indica que es falsa.

 

El tránsito del Pensamiento Mítico al Racional:

Una vez definidos los conceptos de Mito y Ciencia, pasemos a ver la transformación del pensamiento entre estas dos disciplinas.

Como vimos anteriormente, el mito fue el elemento modelador del conocimiento humano en la mayor parte de la historia. Las curaciones se hacían mediante brujerías. La agricultura y ganadería estaban regidas por los ritos de adoración a los dioses. El gobierno estaba definido por la voluntad de los mismos dioses, y todo el quehacer humano dependía de la superstición y las tradiciones. ( Ahora ya no, por supuesto)

No se sabe porqué se dio en Grecia, el fenómeno de la emancipación del pensamiento, que permito la aparición de la ciencia. No solamente fue necesario que existiese la curiosidad por explicar los fenómenos naturales, sino que se tuviese el valor de romper con los mitos y supersticiones del pasado. 

( Una situación que no ocurre comúnmente. Al menos donde yo vivo. )

De hecho, el pensamiento Racional, es un acontecimiento muy reciente, y de vida muy corta. 

Sin embargo, la tendencia es que la ciencia vaya tomando cada día mas espacios, los cuales correspondían anteriormente al pensamiento mítico.

Las matemáticas, la geometría, la astronomía, la medicina, la antropología, desplazaron a la mitología en el conocimiento de los objetivos de esas disciplinas.

Pero cuando esto sucede, entra la ciencia en conflicto con el pensamiento tradicional, y con la religión.

Si vemos que el pensamiento científico desapareció en el mundo occidental durante mil años, a partir de la caída del Imperio Romano. Y que los intentos por renacer fueron exterminados con la hoguera, para mantener vivo el pensamiento tradicional. Concluimos que no existe un proceso gradual, entre estas dos maneras de conocer e interpretar el mundo. 

Aún hoy en día, en el país científicamente mas avanzado, suceden estos problemas. En el Estado de Kansas, U.S.A., no está permitido enseñar en las escuelas públicas, la teoría evolutiva de Charles Darwin. En mi país, la mayoría de la gente no conoce ni siquiera, el nombre de Darwin. Pero si saben los nombres de los santos mas milagrosos del calendario.

La existencia del pensamiento racional en nuestra época, se debe principalmente a varios acontecimientos fortuitos, a saber:  

Como corolario de lo anterior, me parece que la existencia del pensamiento científico es muy reciente, y su permanencia no está garantizada aún. El paso del mito a la ciencia no ha sido fácil ni armonioso. De la misma manera que las sociedades han logrado su libertad política, a través de innumerables esfuerzos. De esa misma forma, el pensamiento racional se ha impuesto, apoyándose en el convencimiento y la culturización, para desplazar a las supersticiones y mitos que bloqueaban su camino.

Debido a que los procedimientos intelectuales entre el mito y la ciencia son diferentes, las procedimientos para sostener los postulados de las mismas, también difieren notablemente.

Como la ciencia se finca en la experimentación, cuenta con elementos para demostrar gráficamente que sus conclusiones son verdaderas. Por lo tanto optan sus promotores, por el método racional, el diálogo y el convencimiento.

En América existió un sociedad denominada: "Por la tierra plana", que sostenía que el planeta no era esférico. Esta sociedad se disolvió en 1968 cuando aparecieron las fotografías de la tierra, tomadas desde satélites artificiales. Sus miembros quedaron convencidos por la contundente exposición de la verdad. No hubo necesidad de excomulgarlos ni de lanzarles anatemas.

Como el pensamiento mítico, basa su existencia en la autoridad moral de quien lo proclama, los mecanismos para sostener sus postulados son usualmente cohersivos.                     ( Ver: La intolerancia---------Raúl Cadena. )

No se ha dado nunca el hecho, de que una sociedad de científicos, queme en la hoguera a un grupo de incrédulos de la ciencia.

Pero es cosa de todo los días, ver como los defensores del pensamiento tradicional, recurren a la autoridad civil para asegurar la permanencia de sus ideas. Argumentando la supremacía de los elementos morales, de su doctrina.

Y hemos visto como la censura se sostiene con elementos de juicio, tales como:                " Por la defensa de la Patria, Por los valores tradicionales. O contra la disolución de las buenas costumbres, o Por una revolución sin cambio, etc". 

A pesar de lo anterior, ante la verdad demostrada con claridez meridiana, no existen fanatismos que se sostengan indefinidamente.

Por otro lado, el pensamiento científico ha contado siempre con dos grandes aliados:     "La historia" , y "la escritura"

La Historia ha permitido ver los errores del pasado y presentar opciones para el cambio.

Y me refiero a la escritura, no solamente a la manuscrita, sino a la imprenta, y ahora al Internet. Mecanismos que permiten almacenar el conocimiento, y transmitirlo de manera mas rápida y efectiva que la voz humana.

La palabra escrita nos permite escuchar a los muertos, y hablar a quienes no han nacido.

Sin embargo, aún hoy en día, tiene mas ascendente el pensamiento mágico que el racional. Basta para ello, ver los espacios que dedican las revistas a los horóscopos, y leer el diario sobre las multitudes que veneran las reliquias de los santos, en busca de un milagrito. O hablar con la gente sencilla, sobre temas como el mal de ojo, o el niño Fidencio.

Lamentablemente en nuestra querida América latina, el pensamiento religioso está estancado en los elementos mas primitivos del mito, y se bate en retirada en el campo intelectual.

El mito no ha muerto. Está presente, y seguramente seguirá aquí, cuando nosotros nos hallamos ido. 

 

RAÚL CADENA CEPEDA.

Revisión: 17 Agosto 2000

regresar